martes, 29 de mayo de 2007

En torno a los Conciertos de Brandenburgo, de J.S. Bach

Hoy me he sentido especialmente sensibilizado para escuchar la integral de los Conciertos de Brandenburgo, BWV 1046 al 51. Son tan variados dentro de la unidad que forman, que su audición-lectura resulta refrescante, reparadora. Bach escogió minuciosamente los instrumentos solistas de cada uno de ellos para ensayar la mayor gama posible de recursos expresivos y de combinaciones de fuga y contrapunto. Había, por otra parte, que quedar bien ante el margrave (algo así como el marqués) de Brandenburgo, a quien se los dedica, y es bien sabido el desvelo del músico por impresionar con su arte y poder ganar unas perrillas con las que sacar adelante a su prolífica familia.

Los Brandenburger están construidos sobre la cuerda barroca clásica: dos violines, viola, violonchelo y bajo continuo. Con ella dialogarán, según en qué BWV, los oboes, los cornos, el fagot, la flauta, la viola da gamba y la trompeta. El autor exige a los solistas un cierto grado de virtuosismo aunque, en mi opinión, no un extraordinario virtuosismo como se dice a menudo en los folletos y críticas. Excepto en el trompetista.

Hace muchos años, debió ser en 1972 o 1973, la Orquesta Nacional de España (ONE) había invitado al trompetista francés Maurice André (un auténtico maestro del instrumento) para actuar como solista en un par de los Conciertos para trompeta de Torelli. Después del concierto fui a cenar, como era habitual, con un grupo de amigos, músicos valencianos de la ONE, y en esa ocasión nos acompañaba también Maurice André. No era infrecuente que algunos solistas invitados, especialmente instrumentistas de viento, se apuntaran a aquellas cenas-tertulias. En ellas se hablaba sobre todo de música, de la recién interpretada, de las anécdotas ocurridas durante el concierto que casi nunca llegan al público. Hablar de música desde el punto de vista del intérprete es bastante distinto a hacerlo desde el punto de vista del autor o del musicólogo o del crítico o simplemente de oyente. El intérprete es realmente quien desentraña hasta lo más profundo las intenciones del autor.

Hablábamos de la dificultad de algunos pasajes de los Conciertos de Torelli y Maurice nos confesó que hacía una "pequeña trampa" para salvar algunos intervalos particularmente dificultosos: había hecho añadir un cuarto pistón especial a la trompeta, que facilitaba las cosas. "Pero -nos dijo- ni aun con esa ayuda se pueden salvar bien las dificultades del Concierto de Brandenburgo nº 2. Es más que evidente que Bach no lo escribió para la trompeta sino contra el trompeta". Yo me permití recordarle una grabación suya que acaba de salir hacía poco con I Musici y que me parecía impecable. "¡Ufff...!" -dijo, sonriendo con una mueca muy expresiva. Interpreté que daba a entender que había sido muy trabajoso conseguir una buena grabación.

No tengo a mano aquellos vinilos pero para ilustrar esos pasajes "contra el trompeta" bien vale la grabación de Thomas Stevens con miembros de la Orquesta Filarmónica de Los Angeles bajo la batuta de Pinchas Zukermann. Stevens, por cierto, resuelve con suficiencia esos trinos y arpegios infernales, aunque no puede evitar desafinar o trabarse ligeramente en alguno de ellos. Y es que Bach obliga a la trompeta a situarse constantemente en la octava más aguda mientras el resto de instrumentos solistas, la flauta, el violín y el oboe deambulan por tesituras cómodas.

Escuchad y lo comprobaréis.

17 comentarios:

Gabrielus dijo...

Querido Yayo!
Gran deleite para mis oídos esa pieza, y ya sabes que me apasiona Bach. Pero no puedo comprobar nada más que es una música divinizada como muchas otras clásicas. Digo porque no tengo ningún conocimiento de música, por eso. Pero no me impide disfrutar con enorme placer la maravillosa unión increíble de cada nota para a luz una "voz celestial".
Gracias amigo y feliz cumple de blog atrazado!
Gabriel

Ben dijo...

Yayo,

Primero que nada quiero agradecerte tu visita a mi blog, fue una agradable sorpresa y un gran honor.

Yo no tengo buen oído para la música clásica, aunque no estoy tan perdido, puedo reconocerla. Cuando escribo, sin embargo, debo tener música de fondo como parte del proceso creativo. Los compositores que han resultado mis mejors compañeros son Bach, Mozart, Vivaldi y Thaikovski.

Un enorme saludo hasta la madre patria.

pk dijo...

para mí bach hace una relación infancia/casa paterna/experiencia lúdica casi onírica.

hace poco recuperé varios de esos discos. llegando a mi casa los escucharé, pues aquí no tengo acceso al sonido que has puesto en el post.

saludos.

Fernando dijo...

Cuando oigo esos conciertos no dejo de sorprenderme de que el tal Margrave no les hiciera ni puñetero caso. Lo de la trompeta del 2º concierto (si no recuerdo mal) es todavía más "contra trompeta" si tenemos en cuenta que en aquella época no tenían pistones, era lo que se llamaba trompeta natural, las notas se conseguían mediante el labio y la presión de aire, en una técnica que se pasaba de padres a hijos (eran los instrumentistas más apreciados en el Barroco). El primer intento de dotarla de llaves fue en la época de Haydn (a la que le dedicó su concierto para trmpeta).
De entre todos me quedaría con el 5º, un auténtico concierto para clave con una maravillosa cadencia. Saludos.

León de Cantabria dijo...

Delicia.
La música también tiene porte, arrogancia y soberbia.
¡Al escucharla no encontré falsa modestia ya que es grandeza y así debe ser la música, sin timidez alguna!
Y la eterna búsqueda de favores...a fin de cuentas semejantes obras acaban de ser, en parte, de oidos de todos nosotros.

Un abrazo!

Persio dijo...

al escuchar esto me perdi en un viaje de sensaciones indescriptibles!
gracias yayo por la magia!

Dalia dijo...

¿Y yo por qué no puedo oir el sonido de tus post? Algo hago mal, seguro.
Me ha encantado el comentario de que la pieza se hizo "no para trompeta sino contra el trompeta"
Me da cierta envidia la gente que teneis contactos de este tipo con músicos que os cuenten los entresijos y los secretillos que se nos escapan al público sentados en nuestra sillita.
Un besote.

Oso conocido dijo...

Yayo, amigo
Para mi es un deleite leer tus escritos, más en estos temas que están lejos de mi. No sé, escribis con mucha claridad y muy descriptivo.
Un fenómeno!!!

Un abrazo

Oso

ManoloEUREKA dijo...

Me pareces un personaje de maravilla (hiba a usar una palabra coloquial, y me dije... españa/venezuela) ...me gusta mucho tu blog y, bueno, me da cierta buena vibra, de hecho la senti en un comentario q hicistes en el blog xpresate, sobre RCTV y tal... felicitaciones por el año, yo apenas llevo meses... podes visitar las opciones de blog q tengo, a ver, si los segundos robados por mi presencia estatica virtual, te son de tu agrado espiritual y mental...jejeje, sin mas q decir... leve somos, y a donde vamos, leve seremos.

Atus dijo...

Uhm... mi presencia aquí será un poco distinta.
Honestamente, esta pieza específicamente de Bach, no me mueve un pelo. Pero nada, no me levanta un sentimiento por tomar una batuta invisible y dirigir a la orquesta. No hay sincronía alguna entre ese Juan Sebastián que escribe para este conde.
Curiosamente, he tratado con Bach, desde todas las perspectivas (Clásica misma, en el jazz -swinging Bach, en lo folklorico, en lo Techno y el Métal) y nada, nada, nada...
No sé, creo que "el problema soy yo".
Aún así brillante interpretación, la trompeta no rehuye a los comentarios mencionados, excelente oído.
Saludos.

kSiM dijo...

A veces en las grabaciones se encuentran pequeños detalles de interpretación y es que pues si, hay compositores que son difíciles. Y aún así es fantástico poder escuchar algo que se escribió hace tantos años cuando aún no se conocían medios para almacenar el sonido y aún mas fantástico es poder escuchar mientras lo reproducen en tiempo real. Me gusta mucho la música, lástima que no pueda apreciarla al nivel que describes, yo solo la disfruto. :)

Saludos!

Yayo Salva dijo...

Se te nota que eres un amante de la música y un incondicional de Bach.
Un abrazo.

Ben: Tienes muy buenos compañeros de escritorio. En cuanto a las visitas, nos seguiremos leyendo.
Saludos.

pk: Curiosa asociación, la tuya.
Saludos y que sigas disfrutando de la música.

Fernando: Veo que eres un buen conocedor de la música y los instrumentos.
Saludos.

León de Cantabria: Las impresiones que causa la música son incontables.
Saludos.

Persio: Así de grande es la música.

Dalia: La partitura de ese concierto para el trompeta está escrita con bastante mala leche.
Siento que no puedas escuchar la ilustración musical. El enlace es correcto, lo he comprobado. Basta con hacer clic en la flechita.
Un beso.

Oso conocido: Muchas gracias por tus apreciaciones. Pero, ya sabes, es dejar libre la imaginación por un rato y va saliendo el post.
Un saludo.

Manoloeureka: Gracias por tus comentarios.
Saludos.

atus: Ya me dijiste en cierta ocasión que la música barroca no es tu favorita. Y te comenté que a mí tardo en "entrarme". La arquitectura musical barroca es muy compleja, y la de Bach especialmente. Pero ha de haber gustos para todos. No desesperes, que algún día se abrirá de pronto le ventanal.
Saludos.

kSiM: La música es, ante todo, para disfrutarla a nivel personal, siempre a tope.
Saludos.

eggy dijo...

Escuchar el Concierto ha sido un regalo enorme; cuántos pasajes gloriosos a lo largo de esos cinco minutos. La ironía del trompetista acerca del espíritu "anti-trompeta" de Bach es perfecta, aunque de seguro para cualquiera que llegue a tocar ese instrumento como hay que hacerlo para animársele a esta pieza debe alucinar tocando esas notas, no me quiero ni imaginar cómo debe sonar el intérprete solo con su instrumento ensayando en una habitación esa melodía. Personalmente soy un enamorado del sonido de la trompeta, cualquiera sea el estilo de música en que se utilice, y aprender a tocarla es una cuenta pendiente que pienso saldar algún día. Eso sí, no me pidas que toque esto, en todo caso ponemos uno de tus vinilos y disfrutamos todos sin necesidad de que nadie haga papelones.
Un abrazo, Yayo, encantador post!!.

Aristóteles dijo...

¿Existirá algo mejor que la música? Más aun... ¿Esta música tan exquisita?

Gracias por la música... ¿Yo? Vivo por ella.

Anda, que "Comunikación 2.0" regreso ¡Recargado! Aunque con una música muy diferente, al final de todo, es música.

Te extraño muchísimo.

¡Eres majo!

Dalia dijo...

Si yo no digo que no funcione, sino que he tocado flechita, todo lo que hay alrededor y hasta tu foto en la que apareces barbado y que si quieres arroz, mi ordenador se niega a reproducirme la pieza pero ya me buscaré la vida para oirla que la curiosidad me corroe.
Besos

Yayo Salva dijo...

Eggy: Seguro que cuando te pongas en serio con la trompeta tocarás bien. LLevas la música en las venas.
Un abrazo.

Aristóteles: Gran alegría por tenerte de nuevo por estos lares.
Un abrazo.

Dalia: Seguro que al final lo consigues. ¡Que eres mañica...!
Un beso.

Karlos dijo...

Pensé mucho en esta pieza en particular, hay que tener una actitud positiva bien clara ante la vida, con todo el calibre hacia lo divino, más allá de lo ordinario, capacidad de síntesis supra-humana. Si es que logro esto por medio de la razón.
Bach, verdaderamente un Músico con una Prudencia en su expresión artística tal, que a veces mueve el espíritu de forma violenta, con una sutileza agresiva en pro la vida y la delicadeza hacia las demás cosas. Un hermoso ejemplo a seguir.
El Arte Producido por este Sabio Artista es atemporal, trascendental, edificadora, educativa, y por su naturaleza te lleva hacia una profunda reflexión.