viernes, 5 de marzo de 2010

Desde mi higuera (9)

El tiempo sigue revuelto y no apetece sentarse bajo la higuera. Se acerca la semana fallera con el temor de que la lluvia pertinaz se lleve por las alcantarillas el trabajo de todo un año preparando nuestra fiesta grande. Antes se hacían rogativas al Santo Patrono de cada pueblo para que aliviase las sequías; aunque, ciertamente, las fértiles tierras de La Ribera valenciana nunca han tenido problemas de agua. Por aquí más bien se hacían rogativas en Septiembre cuando amenazaba tormenta y los arrozales estaban sin segar o con las gavillas en la era esperando la trilla. Ahora no se habla de esas cosas, es curioso…

Pero la escasez de agua de riego es un problema en otras regiones tradicionalmente huertanas. Los polémicos proyectos de trasvases desde cuencas excedentarias se han convertido en armas arrojadizas de nuestra (mala) clase política para agredirse verbalmente mientras esperan confortablemente instalados hasta que llegue final de mes y cobren sus abultados sueldos en tiempos de crisis. Si las abundantes lluvias llenan los pantanos y se recuperan los acuíferos van a tener que buscarse otro tema de debate porque éste habrá perdido actualidad.

Y eso me recuerda el canallesco “bluff” de la Gripe A y el revuelo que se armó con el tema de la vacuna. Ni Gripe A, ni mus, ni pollas… Ya lo presentíamos la gente sensata. Y ahora, a ver qué hace el Estado con las vacunas adquiridas. ¿O no las compró? O, como estamos en crisis, no piensa pagarlas… ¡Menuda pandilla de zánganos! Un comprometido silencio rodea el asunto. Claro, como “los medios” andan ahora de terremoto en terremoto…

Los terremotos, maremotos (me niego a utilizar el vocablo tsunami, como me niego a aceptar que la ciudad de Milán de toda la vida ahora la llamen Mílan algunos papanatas que se autoproclaman periodistas deportivos futboleros) y similares catástrofes naturales no son para tomarlas a chanza, desde luego. Malos días pasé pensando en mis amigos chilenos, hasta que he ido recibiendo noticias de todos ellos diciendo que han salido ilesos.

(Me llaman para comer…)

9 comentarios:

Xiruquero-kumbaià dijo...

Celebro volverte a leer Yayo Salva.
Procede una rogativa a Sant Pere para que ahorre agua a les Falles. No te pareix?

Oso dijo...

Extraña coincidencia se ha dado este año. Tengo ganas desde hace un tiempo de conocer las fallas para poder entender la pasión por el fuego, que dicho sea de paso siempre me ha parecido muy sensual y atractavido, que hay en Valencia. Desgraciadamente no lo he previsto y el 19 me he preparado otro viaje.

En cualquier caso deseo que el agua no ahogue las llamas.

Un abrazo.

Yayo Salva dijo...

Oso, otro año será... Y me encantaría hacerte de cicerone.

Salvador dijo...

Hi ha punt del teu comentari en el que estic plenament d'acord: "menuda pandilla de zánganos"...
Estem ben arreglats amb aquests politics que tenim...
Una salutació tocayo !!

Gonzalo dijo...

yo que tenía la sana costumbre de ir a Fallas, a pasarlas con unos amigos valencianos que son falleros (casi sin dormir ni ducharme en lo que duraba el fin de semana grande -y sin el casi-), desde hace un par de años he tenido que ceder ante mi paupérrima economía y verlas desde las noticias de la tele :D jajaja Me pregunto qué pasará el día que vuelva a tener dinero, pero ya no aguante el tirón ni las borracheras...
qué pena, ¡hasta yo me hago viejo! jajaja

ADAL El Hippie Viejo dijo...

Parte de mi familia política es de tu tierra estimado Yayo y siempre me han hablado de esas fiestas que se celebran allí.

por aquí decimos Mílan-el Mílan de Italia- y no como corresponde
Milán. Eso si
al salame "tipo Milán" le decimos Milán

Buen domingo amigo!

un abrazo

Adal

Marga dijo...

Me alegro de volver a leerte Yayo.

Un abrazo

vsb dijo...

Magnífics blogs els teus i de gran profunditat els teus pensaments amb els quals hi estic d'acord. Mil felicitats d'un valencià resident en terres gòtiques que creu en la redempció per l'art.

Vicent

Patricia 333 dijo...

Yayito me di una vueltecita para leerte :) me da gusto que tus amigos que viven en Chile esten bien

Un abrazo muy fuerte