sábado, 21 de noviembre de 2009

Desde mi higuera (5)

Hace demasiado calor para un otoño tan avanzado. Mi higuera conserva casi todo su follaje y su sombra se agradece todavía a estas alturas de noviembre. Y mosquitos..., hay miríadas de mosquitos; como en verano.

Desde hace tiempo vengo pensando que hay al menos dos profesiones que están de sobra. Una es la de economista: nunca aciertan nada, nunca son capaces de prever las crisis económicas, nunca atinan con las soluciones. Al final, como siempre, los mercados se autorregulan y hacen que las aguas revueltas vuelvan a su cauce tras devastar algunas propiedades. La otra profesión que está de sobra es la del ecologista oficial, la del funcionario ecologista. Están de sobra, lógicamente, los departamentos gubernamentales que dicen que se dedican a cuidar del medio ambiente.

Soy de tierra de arroz. La Albufera de Valencia era uno de los parajes más hermosos que recuerdo haber disfrutado de joven. Allí, con mis amigos, en sus barcas de agua dulce, hemos pescado buenas anguilas y lubinas, las hemos guisado todavía coleando “a la vora d’un sequiol” (en la orilla de una acequia) y nos las hemos comido regadas con recio vino de Turís. Luego, si hacía calor, ¡al agua, patos! Ahora en las aguas sucias de la Albufera sólo hay miseria y podredumbre, esa que arrojamos hace años a toneladas cuando el desarrollismo industrial todo lo justificaba y que ahí ha quedado envenenando metros y metros del suelo cenagoso del marjal. Pero sigue siendo tierra de arroz, a pesar de las putadas.

La última ha venido de fuera, como casi siempre. Resulta que desde tiempo inmemorial, después de segar el arroz, el rastrojo se quemaba. Era una operación salutífera y terapéutica: el fuego quemaba los nidos de insectos provocadores de plagas, limpiaba el campo y la ceniza era un buen abono natural. En las casas había animales (caballos, vacas), y la paja de arroz servía para higienizar los suelos de las cuadras. Pero desde hace ya muchos años no hay animales de tiro y las vacas se han de estabular fuera de los pueblos, en establos que han de reunir las condiciones dictadas por ciertas normativas. Otra parte de la paja de mejor calidad se la llevaban los vinateros para hacer fundas con las que proteger las botellas en sus cajas de embalaje. Ahora la protección se hace con cartón y materiales sintéticos.

En resumen, que la paja de arroz ya no sirve ni para pasta de papel porque dicen que resulta más caro recogerla que el beneficio que da.

Y ahora viene lo bueno. Los arroceros, siguiendo su inveterada costumbre, a finales de septiembre o primeros de octubre quemaban la paja y los rastrojos. Pero este año no. Resulta que los “países europeos” se han quejado porque el humo de las pajas ensucia su atmósfera, etc., etc. No tengo muy claro a qué pajas se refieren… Lo cierto es que los ecologistas oficiales de la Comunidad Valenciana, lejos de argumentar los aspectos beneficiosos de tal uso, a la chita callando se han bajado los calzones ante los protestantes y han prohibido la quema del rastrojo arrocero. Seguro que habrán inflado el pecho (quizás lo único que se les infla) y habrán dicho: “Nosotros, los más obedientes y ecologistas del mundo”.

Pero resulta que este año, de otoño particularmente cálido, la paja comenzó a pudrirse y se ha convertido en un inmenso criadero de insectos, en particular de mosquitos. Estos insectos, en forma de plaga, están atacando a otros cultivos hortícolas y obligando a usar pesticidas que hasta ahora resultaban innecesarios. Y las personas humanas (uso el pleonasmo a sabiendas para poder excluir a los ecologistas) nos vemos perseguidos día y noche por los moquitos, defendiéndonos, cómo no, con mosquiteras e insecticidas de farmacia. Llegará la hora de plantar la próxima cosecha de arroz y los campos estarán echos una porquería. Porque ¿qué han de hacer los arroceros con la paja? Nadie de la Administración ha dado directrices al respecto.

Total: todo un éxito de la política ecológica. ¡Si serán borricos titulados superiores!

6 comentarios:

Mari dijo...

Cuando era nena solíamos espantar a los mosquitos con humo. Pero no sé si podrán usar la paja para hacer humo para espantar mosquitos...

Qué decirte... Saludos y besos, Yayo.

Muñoz dijo...

Qué estupidez...
Tú lo dices, verdaderos burros con cartones (así les decimos por los diplomas). Estos 'profesionales' son la muestra de nuestra afición tecnocrática y mecanicista que llevamos como occidente. Hay que producir profesionales, da lo mismo su calidad.

Por otro lado, he estado mucho tiempo desaparecido. Te comento que tuve un problema irremediable con mi dirección de correo anterior y la verdad no he tenido ni siquiera el ánimo de restituir una nueva, por lo que te pido perdón si es que has enviado algo. Estoy en mi última semana de mi primer año en la universidad por lo demás, así que en realidad estoy MUY estresado para pasar más a seguido por aquí y por otros lados.

Un gran saludo cordial
Muñoz.

PS: El clima también está rarísimo acá en Santiago. Estamos en Noviembre y hace incluso frío. Los meteorólogos ya no pueden dormir con el peso de la conciencia.

Xiruquero-kumbaià dijo...

Yayo, leí la problemàtica que expones a raíz de las quejas de los arroceros del delta de l'Ebre. De manera que no sólo los "ecologistas" de despacho valencianos se han cubierto de gloria, también los de la Generalitat de Catalunya. Bueno, ya sabes, mal de muchos remedio de tontos.
Mare de Déu!
Te deseo mucha suerte en tu lucha por librar-te de los mosquitos que, ojalà, lleguen a determinados despachos.

Júlia dijo...

Llevamos mucho tiempo aguantando esa ecología progre de despachito, pero me temo que anécdotas parecidas vamos a sufrir muchas más, cuantos empleados a sueldo removiendo humo...

fetXmi dijo...

Pues si....y doy fe de ello!!
Unas 30 picadas de mosquito una tarde/noche de octubre avanzado (cuando se supone que no queda ni rastro de esos bichejos) El paseo por la Dehesa del Saler resultó algo molesto....
Cierto, los campos siguen hechos una porquería con toda esa paja pudriéndose ahi.
En fin....todo sea por que el humo no les ciege los ojos a esos.....¿ecologistas se dice?
Un bes padri.

AGUSTIN dijo...

Soy de la tierra del trigo, el maíz y la soja, y por tanto, no tenía -hasta hoy- ni puta idea de la cultura del arrozal.
Gracias por ser tan gráfico, y por tu denuncia (de esos ecologistas que no sacan bien las cuentas... o sí!)