jueves, 5 de noviembre de 2009

Desde mi higuera (4)

He pasado unos días apacibles, otoñales, en los albergues de Péret (Francia), un pueblecito de no más de 500 almas situado en el corazón de los viñedos de L’Hérault. Buenos vinos, buena cocina campiñesa y todo el tiempo del mundo para dar largos paseos y pensar en las musarañas. El pueblo tiene apenas una docena de calles, una de las cuales está dedicada a los esposos Curie. Intenté en vano recordar algún pueblo o ciudad española con alguna vía pública dedicada a algún científico español de renombre universal pero resultó en vano. Quizás Severo Ochoa.
Y es que, mientras el desarrollo de las ciencias debe mucho a científicos franceses como Pasteur, Lavoisier, Carnot, Pascal, Ampère, Becquerel, Gay-Lussac, Fourier, Laplace, Cauchy, l’Hôpital, Poisson, Berthollet, Le Châtelier, Baumé, Mariotte, Flammarion (por mencionar sólo a algunos de los muchos a quienes los franceses honran dedicándoles calles y plazas), cuyas aportaciones recuerdo haber estudiado en mis años de bachillerato, en esos mismos años y textos de formación básica no recuerdo que figurara ningún científico español. Y me he preguntado por qué.
La respuesta a la raquítica aportación española al panorama de las Ciencias (con mayúscula) podría ejemplarizarse en la desafortunada frase nada menos que de D. Miguel de Unamuno, dicha a comienzos del siglo XX: “¡Que investiguen ellos!”. O la más genérica, trágica y patética del matón con galones de general Millán Astray (que sí tiene o ha tenido muchas calles con su nombre): “¡Mueran los intelectuales! ¡Viva la muerte!” (relacionada, curiosamente, con un discurso de Unamuno). Y es que durante demasiados siglos ha habido el triste convenciendo de que los españoles debían ser la mitad frailes y la otra mitad soldados (las españolas contaban poco en la comedia).
La rica España Imperial, esa en cuyas tierras no se ponía el sol, no fue capaz de alumbrar ningún científico. Muchos humanistas, eso sí. Pero en Francia, en Alemania, en Inglaterra e incluso en Italia, además de grandes humanistas fueron surgiendo esas cabezas pensantes que, contra viento y marea en ocasiones, han hecho posible el desarrollo científico y tecnológico que disfrutamos todos.
El “quid” de la cuestión está ahí: en el poder ilimitado que durante siglos han ejercido la Iglesia Católica y las instituciones militares sobre la educación. Sobre todo la Iglesia y su política castrante del desarrollo científico que tan frontalmente choca con el inmovilismo dogmático. Sí, que investiguen los otros, los librepensadores, los heterodoxos, los descreídos, los ateos, los protestantes, los infieles, los condenados al fuego eterno. Mientras tanto, veamos la televisión que se ha inventado gracias a ellos…

5 comentarios:

Oso dijo...

Eso era hace años, ahora las subvenciones de I+D+i se desperdician y derrochan en las empresas privadas para sacar adelante proyectos comerciales mientras, los que deseamos trabajar en I+D+i, tenemos que conformarlos con verlo desde lejos porque "lo sentimos pero no hay dinero para proyectos I+D+i". Por esta razón tantos investigadores españoles, que los hay y muy buenos, optan por irse al extranjero donde se aprecia la aportación que pueden hacer. No sólo eso, nuestros políticos se obcecan en reducir las partidas presupuestarias destinadas al I+D+i en España.

Siempre nos queda enchufar la televisión y dejar que nos digan lo que tenemos que pensar.

Un abrazo fuerte, querido Yayo.

Turno Sa dijo...

A mi me gustaría que hubiera una calle Jesús Ibañez, calle Jose Luis Aranguren, calle Carles Santos...no sé creo que tampoco debe de haber en ningún sitio una calle Gregory Bateson o calle Mary Douglas.
Un saludo con afecto.
Insisto en mi invitación a la audición en mi sitio.

Turno Sa dijo...

A mi me gustaría que hubiera una calle Jesús Ibañez, calle Jose Luis Aranguren, calle Carles Santos...no sé creo que tampoco debe de haber en ningún sitio una calle Gregory Bateson o calle Mary Douglas.
Un saludo con afecto.
Insisto en mi invitación a la audición en mi sitio.

Salvador dijo...

Tens molta raó, amic Salva,aquest nostre país no ha destacat mai gaire per tenir cura dels intel·lectuals, aquí molta pandereta i toros, molt futbol i poca ciència..., i així ens va.

El Hippie Viejo dijo...

Claro Yayo, muy claro,
coincido.

aquí la burocracia, incluido gobierno se llevó la vida-se "quiso ir"-del dr. Favaloro, inventor del by-pass coronario. Él tenía una fundación-todavía está-y ante necesidades ecónomicas no pudo contar con ningun tipo de ayuda.
En ese tiempo el ministro de economía Cavallo a los cientificos del CONICET los mandó a lavar los platos
ante un reclamo salarial-ganaban una miseria-.
UNA VERGUENZA TOTAL YAYO!
...y esa gente quiere volver, y con esa gente yo tengo algo personal, como canta Serrat.

le dejo un abrazo Grande!

Adal