sábado, 19 de septiembre de 2009

Desde mi higuera (2)

Septiembre es un mes de retornos (en España). Es el regreso de las vacaciones, su final inaplazable e inexorable para muchos; es el comienzo del nuevo curso en escuelas, institutos y universidades… Desde mi higuera todo eso me parece hoy muy lejano y, sin embargo, hace apenas una semana que terminé mis obligaciones docentes en la universidad y ayer las del museo.
Septiembre es un mes de crisis. A muchas personas les entra el “yuyu” por tener que volver a las rutinas del trabajo diario, algo que en una época de crisis como la actual, con tanto paro, parece un lujo inexplicable. El hecho mismo de tener vacaciones ya es un privilegio, tal y como pintan las cosas.
Y es que hay demasiada gente sobre la que recae con todo rigor la maldición bíblica: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”. El sudor, como metáfora, significa ante todo tener que hacer algo que a uno no le gusta una jornada tras otra, todos los días del calendario laboral. En septiembre les llega a muchos el síndrome post-vacacional, la angustia de una vida sin sentido o con un sentido distinto del deseado.
Yo he tenido la gran suerte, hasta ahora, de que me gustaran mis obligaciones. Cuando era estudiante de bachillerato me hartaban aquellas vacaciones tan largas, desde finales de mayo hasta primeros de octubre. Estaba deseando volver a las aulas y encarar un nuevo curso. Luego, como profesional, casi siempre he trabajado en lo que me ha gustado. No digo que no haya habido contratiempos e incluso situaciones crispantes. Pero el balance siempre ha sido positivo.
Mi obligación ahora es ser un jubilado feliz, y pienso cumplirla al pie de la letra.

13 comentarios:

Oso dijo...

Hace poco más de dos años que empecé en el mundo laboral y ha de reconocer que acojo las vacaciones con muchas ganas. No porque no me guste lo que hago ni porque sude trabajando sino más bien porque el ritmo de vida que llevo quema mucho y de vez en cuando hay que cambiar la velocidad. Para mí fue agosto el mes de la vuelta y será noviembre, en unas semanas vuelvo a irme de vacaciones.

Sufría más antaño cuando volvía de pasar casi tres meses disfrutando de mi higuera salmantina. Hoy en día las cosas son más efímeras y vanales.

Disfruta amigo Yayo.

William Saints dijo...

Creo que soy otro de los que reniega de las vacaciones extensas. El trabajo es ganar dinero, socializar, aprender, ejercitarse y, como no, divertirse.

Muñoz dijo...

Acá septiembre tiene muchos otros matices. Mes de de fiesta, símbolos patrios y exposición de un centenar de entretenidos mecanismos de lo inconsciente.
¿Y qué tal transcurre el tiempo debajo de la higuera? ¿Lento y tierno? ¿Veloz y aún con agobio? ¿Qué tal es eso?

Yayo Salva dijo...

Amigo Oso, eres un joven afortunado. Pero porque te lo has ganado a pulso. Deseo que esas vacaciones periódicas sirvan para romper ese ritmo demasiado acelerado y te regeneren la templanza.

Yayo Salva dijo...

Williams, tienes una idea muy personal del trabajo. Así debería ser para todos.

Yayo Salva dijo...

Hola Pablo, nuestro septiembre será quizás vuestro febrero.
Apenas puedo disfrutar de mi higuera, todavía. Demasiadas ataduras profesionales. Pero cada vez son menos.
No sé por qué, pero intuyo que tú también plantarás tu higuera para recrearte a su sombra y sentir el paso del tiempo como una agradable brisa que te acaricia el rostro.

Iván dijo...

Pasando a saludar. Un abrazo fuerte.

Gonzalo dijo...

La verdad es que si todos lográsemos trabajar en aquello para lo que hemos nacido, que nos gusta y apasiona... las caras que se ven en el metro, a primera hora, serían otras... jejeje

Salva, me alegro muchísimo de que seas por fin un jubiloso :P ya nadie te arrancará de las inmediaciones de esa higuera, ¿verdad? jajaja
Por fin defendí el DEA, con Julio Mangas y Lara Peinado. Fue cuestión de pocos minutos, y salí con el apto bajo el brazo :P ¡¡POR FIN!! :D Estoy muy contento. Gracias por corregírmelo y darme tu opinión antes de entregarlo ;) Un abrazo.

Yayo Salva dijo...

Querido Gonzalo: Yo también te felicito por tu flamante DEA. No tenía duda de que superarías la prueba. Ahora a darle duro a "lo otro"...

pk dijo...

acá, sin duda, hay muchos malditos.
va un abrazo.

Yayo Salva dijo...

Pk, sin duda es una triste realidad en todas partes.
Un abrazo.

Luis Rivera dijo...

Saludos Yayo!!!!

Desde hace tiempo fui fiel lector de tu blog, el cual a mi parecer es muy interesante, no se si recuerdes pero yo tenia el mío llamado imagenes mentales, el cual visitabas algunas veces, pero lo dejé abandonado por diversos motivos.

Aunque ya fué su reinauguración y pasare de nuevo frecuentemente por este sitio lleno del conocimiento que solo el tiempo y la vida pueden dar.

Un abrazo.

P.D: ¡¡¡ Yo también quiero una higuera para quedarme ahi por siempre rodeado de libros y fotografías!!! n_n

Yayo Salva dijo...

Hola Luis: Bienvenido.