martes, 4 de marzo de 2008

Feria de vanidades

Cuando era yo joven y optaba a algún empleo en la Administración, el primer ejercicio era la defensa del currículo personal. Lo llamábamos cachondamente el “qué bonito que soy”. Había quien, en la defensa de su currículo, atacaba a alguno de los contrincantes para así hacer más méritos (pensaba) ante los miembros del tribunal. A mí siempre me pareció ese proceder, el del ataque, un tanto zafio: los miembros del tribunal solían conocer a los opositores y sus méritos más sobresalientes.

Digo esto al hilo del espectáculo circense que nos ofreció la televisión española anoche, centrado en el debate de las dos cabezas de serie de nuestro bipartidismo político, Rajoy y Zapatero.

Confieso que no vi el primero de hace una semana y tampoco estaba demasiado interesado en este segundo “round”. Pero ese demoñejo que todos llevamos dentro hurgaba y hurgaba y, al final, apreté el botón del telemando. Me salto los largos prolegómenos de la presentación, cuidadosamente elaborados “ad maioem gloriam” del medio televisivo, para entrar directamente en la liza: ya están frente a frente los dos púgiles. Rajoy con los ojos en blanco, abiertos como platos, no sé si asustando, si maravillado o si sorprendido, verborreico. Zapatero serio, con su ya habitual dificultad dialéctica no sé si por pose intencionada o porque realmente su vocabulario inmediato es muy limitado y necesita tiempo para encontrar las palabras y decirlas.

En el menguando vocabulario empleado por los contrincantes destacaron por su profusión las palabras mentira, mentiroso, embustero, engaño y algún que otro sinónimo, lanzadas directamente contra el oponente. Aquello me recordaba hasta cierto punto la estética de esos programas del corazón donde se airean cuernos, coños, infidelidades, trampas amorosas, etc. (alguno sí he visto, lo confieso sin pudor). Supongo que sus asesores de imagen les habrían indicado, conocedores de la idiosincrasia televisiva del españolito/a medio/a, que convenía darle al debate cierto aire familiar de programa del corazón. Faltaban los periodistas “especialistas” en esos asuntos metiendo baza y azuzando.

Ambos dejaron bien claro que amaban a una España en las que ellos mandaran. Y es que, en el “show” político, lo que no es drama es vodevil.

Al final no hubo orgasmo.

(Nota: Decía la prensa de la mañana de hoy que Zapatero ganó con diferencia a Rajoy. ¿Verían los periodistas el mismo debate que yo?)

8 comentarios:

Gonzalo dijo...

Yo presumo de haber sabido contenerme. Pero era sencillo para mi: no soporto a los políticos, sean del pelaje que sean. Se les llena la boca con promesas, mientras apartan la mirada, y retozan en medio de mil acusaciones al payaso que está sentado enfrente.
Un fortísimo abrazo!

Xiruquero-kumbaià dijo...

Probablemente Yayo, los periodistas no verian el mismo debate.
He de confesar que vi los dos debates (por así llamarlos). Ví el segundo con la esperanza que el primero hubiera sido un accidente, que podia ser de otra manera. Puedes (debes)llamarme iluso.
También vi el debate de los cinco cabezas de lista por Barcelona en que, ya es mucho, no se trataron de mentirosos.
Mare de Déu, Senyor!

Gabrielus dijo...

Shalom Yayo.

¿España está llena? (según uno de los candidatos)
Van a tener que pedirle consejos a los japoneses.

Saludos!
Gabriel

Júlia dijo...

Lo siento, pero me aburren, no sé si es grave. Quizá es mi percepción, pero hace años incluso me divertían... Cada vez se nota más que van a 'por el comedero' y aún gracias. Lo que pasa es que no hay solución práctica de momento, el sistema es el mejor -dicen- de los posibles. Las base tampoco estamos muy despabiladas últimamente.

Aristóteles dijo...

Puchis... Tu sabes que no soy muy politicón. Con trabajo le hago a la filosofía. En el semi reprobé "Filosofía de la política" jajaja.

Que tengas un excelente fin de semana, tío.

Té la mà Maria - Reus dijo...

hicieron la serie CSI que es de un bueno que alucinas, de que debate me hablas ?

saludos

Paseando por tu nube dijo...

Pues si, yo los he visto casi completos los dos, el primero con mucha ilusión y preparación para el evento, el segundo ya mas por obligación y aguanté hasta el tercer bloque, tampoco hay que excederse.
Es triste que la prensa no haya hecho un buen plante ante tamaño teatro, se han dejado manejar, preguntas impuestas, nada de dirigirse a ellos durante la rueda¿? de... fotos, en fin, todo tan estudiado, tan pactado, que ha sido el gran pufo de la campaña.

Y según he podido oir hoy si ha habido "orgasmos" por lo menos Zerolo, concejal del Ayuntamiento, ha dicho que él sí ha tenido orgamos democráticos con ZP, además de los que tiene con su marido.

Un saludo de yaya a yayo

Atus dijo...

¡Qué decepcionante en realidad!
Al menos, creo que los que han habido en Chile (es costumbre, digamos, más o menos nueva), han sido con contendores bastante curiosos. Además de contar con la "gracia" de ser debates entre cuatro contrincantes. A saber, la socialista, el carismático proburgués, el humanista y un conservador amparado a las líneas más férreas del catolicismo.
En fin...
Saludos.