viernes, 12 de enero de 2007

De los Magos de Oriente

Photobucket - Video and Image Hosting

El hermoso ciclo navideño popular se cierra con la llegada de los tres Reyes Magos de Oriente al portal de Belén para adorar al Niño Jesús. Con todo, la imagen estereotipada que tenemos de este hecho no es "oficial" para la Iglesia Católica ni para ninguna otra Iglesia, sino consecuencia de una larga tradición cristiana cuyo embrión comenzó a germinar en la Iglesia primitiva (hay algunos toscos dibujos en las catacumbas romanas que parecen aludir a los Magos) pero cuyo desarrollo es posterior, medieval, e inspirado en fuentes extracanónicas. En particular, que fueran tres, entre ellos uno de raza negra, es una aportación muy tardía y típicamente del cristianismo de raíz hispánica. Hay algunos datos históricos que ya mencioné en una entrada anterior, a la que encamino al lector para no repetirme.

La única fuente oficialmente aceptada que habla de la existencia de los Magos se encuentra en el Evangelio de Mateo: "... llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque hemos visto su estrella al oriente..." (Mt 2,1), cuando Jesús contaba algo menos de dos años de edad. El texto parece sencillo y claro, ¿verdad? Pues nada de eso... Hay al menos dos aparentes contradicciones. Una de ellas, como ya he justificado en otro lugar, es que Jesús no acababa de nacer cuando llegaron los Magos. La segunda tiene que ver con cuestiones geográficas y de procedencia de esos Señores guiados por una estrella.

Dice el evangelista que llegaron "del Oriente". Siempre se ha interpretado que los Magos podían ser astrónomos o astrólogos de países situados al oriente de Palestina, quizás de Mesopotamia. Babilonia contaba con una larga tradición de estudiosos en el tema de los astros. En Persia la tradición astronómica era menor pero allí se practicaba otra religión monoteísta, el Zoroastrismo, cuya teología es bastante parecida a la judaica y también se esperaba la llegada de un Mesías anunciado por algún prodigio; por eso hay quienes opinan que los Magos pudieron ser sacerdotes del culto zoroástrico.

Algunos críticos piensan que si estos personajes estaban en tierras al Este de Palestina no podían llegar a Judea siguiendo una estrella vista al Oriente porque les hubiera dirigido en dirección a las tierras del Indo, es decir, en dirección contraria. El quid de la cuestión, como han hecho notar algunos filólogos, quizás resida en una mala traducción al griego del texto evangélico original (hoy perdido), de la que se derivan las versiones actuales a todos los idiomas. No voy a entrar en mayores profundidades sobre este asunto, que podrían resultar largas y farragosas, pero me uno a quienes opinan que estos críticos se aferran machaconamente a un texto y olvidan algo tan elemental como es el movimiento de rotación de la Tierra de Oeste a Este: la "estrella" era avistada al oriente (como el sol) y seguía un recorrido aparente de Este a Oeste. La dirección que marcaba a los Magos era hacia occidente y hacia allí se encaminaron.

Sobre los Magos habla también el Protoevangelio de Santiago, texto apócrifo cuya redacción se completó a principios del siglo IV pero que contiene materiales más antiguos, de finales del siglo I, contemporáneos y coincidentes con los de Mateo. En Prot S XXI,1 se dice "... hemos visto su estrella en el Oriente...", lo cual podría significar no la posición de la estrella sino la de los observadores: ellos estaban en las tierras del Este, en el Oriente, la vieron y la siguieron en dirección Oeste. El texto de Santiago es más descriptivo que el de Mateo para esta parte de la Historia Sagrada. Así, en Prot S XXI, 2 leemos: "... Hemos visto un astro muy grande que brillaba entre las demás estrellas y las eclipsaba...".

Ante la carencia de toda otra fuente histórica con la que cruzar la información de los textos sagrados, han sido los astrónomos quienes han tomado el relevo de historiadores y teólogos para arrojar algo de luz sobre este hecho. Se ha propuesto que la "estrella" podría haber sido una conjunción triple de planetas (Marte, Júpiter y Saturno), que produce un efecto de gran luminosidad. Pero en el año 5 a. de C., que es cuando Jesús tendría unos dos años, no se dieron conjunciones de ese tipo. Hubo una en marzo del año 7 a. de C., el año del probable nacimiento del Niño, y es razonable pensar que fuera ese fenómeno el que alertó a los Magos sobre la proximidad de algún prodigio. Además, la conjunción se produjo en Piscis, constelación asociada a la fenomenología judía.

Los Magos tuvieron que aguardar otros dos años hasta que sucedió un fenómeno astronómico singular que les movió a la peregrinación. Está recogido en la literatura china y coreana del momento: en marzo del año 5 a. de C. se registra la aparición de un cometa que fue visible durante 70 días. Los astrónomos modernos consideran que no se trató realmente de un cometa sino de una Nova o Supernova. Bueno, eso es lo de menos ahora. Lo verdaderamente importante es que fue un fenómeno lo suficientemente extraordinario, vistoso y duradero para permitir que los Magos llegaran a Belén cuando Jesús iba a cumplir dos años. La diferencia temporal entre la conjunción que anunciaba el nacimiento (año 7 a. de C.) y el avistamiento de la estrella que orientó a los sabios viajeros (año 5 a. de C.) explicaría por qué Herodes sabía, por su conversación con ellos mencionada por Mateo, la edad de Jesús y pudo ordenar la matanza de inocentes de hasta dos años. Los textos evangélicos sinópticos y apócrifos de los Magos encuentran así una razonablemente sólida apoyatura en hechos astronómicos.

¿Cuántos Magos eran? No lo sabemos. Ni Mateo ni Santiago dan cifra alguna. Pero en la tradición cristiana occidental cristalizó pronto el número de tres. Mi postal de felicitación navideña está tomada de un mosaico de Rávena, de comienzos del siglo IV. Es muy posible que ese número quedara fijado a partir de los tres dones que, según Prot S XXI,3, ofrecieron al Niño: oro, incienso y mirra. Para los cristianos ortodoxos, en cambio, fueron doce los Magos, como los Apóstoles.

Tampoco fueron reyes. Es a partir del siglo XI cuando comienza a dárseles ese tratamiento y se les representa coronados. En el mosaico antes mencionado aparecen tocados con gorro frigio, no con corona (no eran reyes), algo que a partir de la Revolución Francesa se convertiría curiosamente en símbolo del republicanismo.

Realidad o leyenda, los Magos de Oriente forman parte inseparable del retablo navideño y son esos personajes entrañables que todos (o la mayoría) hemos venerado de niños con temor e ilusión.



PS: Para cerrar con música este ciclo de Navidad os dejo este villancico popular castizo.

25 comentarios:

Gabrielus dijo...

Querido Prof. Yayo:
Qué placer es venir a visitarlo y empaparme de su gran saber histórico!
Extraordinaria información para dejarla bien guardada en el disco y consultarla cuando sea necesario.
Lo felicito amigo, eres un gran sabio.
Pido disculpas por mi demora en venir. El post anterior estuvo muy bueno también. Amo la música clásica, Bach, Paganini, Albinoni, Mozart, Beethoven, Greg, y muchos otros.
EL motivo de mi demora es que ando un poco picado por el "bichito del amor" o ensartado por Eros en otras palabras.
Eso lo verá si, además de mi blog que visita siempre, se pega una vuelta en el del "Yo soy yo" donde estoy dejando algunas cositas poéticas (o intentos).
Si a ti te gustan las poesías mediocres pero muy sentimentales, lo invito a pasar.
Lo abrazo fuerte desde lejos pero como si estuviéramos juntos.

Memo dijo...

En estas fechas me ha entrado una especial fascinación por los reyes magos. He tratado de leer información acerca de un códice del siglo XV títulado Historia de los reyes magos, ya que según tengo entendido se relata más de ellos en lo que respecta al antes y después de la adoración. ¿Algo sabrás tu de eso con lo que me puedas ayudar, Yayo?

¡Ah!, y claro, tomé sus nombres prestados para tres guerreros de una historia que estoy escribiendo: Appellicon, Galgalath y Baltasar. Me gustaron mucho sus nombres hebreos.

Saludos, Yayo.

Yayo Salva dijo...

Mi querido Gabrielus: Ninguna picadura mejor que la que refieres y de verdad que me alegro. Pocas experiencias, junto quizás con la mística, merecen más la pena que el sentirse enamorado, sobre todo cuando uno es correspondido. Así, pues, no necesitas explicar tus ausencias (ni menos pedir disculpas, que este es un medio libre), que están más que justificadas. Algo de ello se venía intuyendo, pues suelo visitar todos tus blogs aunque sólo dejo comentarios en el habitual.
Así, pues, te felicito y deseo que el asunto prospere al máximo.
Un abrazo fuerte, Gaby.

PS Y no soy un gran sabio. Digamos que soy curioso y me gusta aprender de otros.

Persio dijo...

uan buena dosis de historia para entender más estos hechos navideños no?
es bueno leerte y olvidar la locura consumista de semanas anteriores.
Saludos!

Adrox dijo...

Muy buena entrada acerca de los "reyes magos". Con anterioridad ya me habia entereado de que no eran ni reyes, ni tampoco magos.
A mi no me trajeron nada este año, se olvidaron de mi completamente, solo me comi mucha rosca de reyes y me salieron dos muñecos! no me gusta que me salgan.
Hace bastante tiempo que no me la pasaba viendo blogs, no me habia dado el tiempo de sentarme a leerlos todos con calma, pero tengo tres semanas mas de ocio antes de que empiezen mis clases en la universidad.
Un cordial saludo y gracias por las felicitaciones de cumpleaños.

Ártemis Sublime dijo...

Ayyyy qué maravilla Yayo! Nos llevas de la mano por tus mágicos caminos rescatando la luz perdida de la infancia.

Un abrazo bien fuerte!

Mª Vi dijo...

Interesante su post, como siempre, leerlo es cultivarse. Alegre el villancico, Aquí a esa fecha se le llama "pascua de los negro" y no tengo idea de donde nació, se asocia a la fecha de guardar los árboles navideños de los hogares...
un abrazo

Eduardo dijo...

Lo confieso, me encanta como te dedicas a desmantelar estos temas, que además, me encantan.

Esto me es interesante, no sabía esto de la diferencia de años en la llegada de los "reyes"... Sumamente curioso.

¡AH! Como me gustan estos temas teológicos, ¡me gustan!

Saludos y SUERTE!

Yayo Salva dijo...

Hola Memo: Buscaré desde mi despacho más material sobre el tema y te informaré. Y adelante con esa historia que estás escribiendo. Mira el éxito que ha tenido el muchacho que escribió la novela sobre ese dragón que está ahora de moda en el cine. Un saludo.

Persio: es cierto. Apetece desempalagarse un poco de las fiestas. Saludos.

Adrox: Me alegra tenerte de regreso, aunque ya he visto que tus ausencias tienen mucho que ver con los estudios, que son lo más importante.
Alguien me comentó que por esas tierras no se acostumbra a regalar por Reyes. Aquí nos apuntamos a todas: Papá Noel y Reyes. Y también tomamos roscón con sorpresa de la suerte (dicen). Aunque es costumbre en algunos ambientes que a quien le sale el muñequito debe pagar el roscón. Un cordial saludo.

Querida Ártemis: yendo contigo el camino resulta infinitamente más agradable. Un beso.

Hola Mª Vi: Por aquí el día de Reyes es también el último de tener expuesto el nacimiento (belén), el árbol y los adornos navideños. Sigue la dura rutina del trabajo diario. Un abrazo.

Edurado: rebosas entusiasmo. Me encanta. Pero en este caso y en algunos otros, más que desmitificador creo que intento ser remitificador, para devolver al espacio del mito lo que para muchos ha acabado por convertirse en historia real. Un cordial saludo, joven. ¡Saludos!

Mari dijo...

Precioso. Está muy clarito.
El tema además me interesa, claro.

Besos, Yayo,y muchas gracias!

Own a Life dijo...

Hay una historia del cuarto rey mago... y esta muy buena... supongo que la idea es lo que importa... la intenciónes lo que cuenta... como el blog de imágenes con intencion...

Bueno, señor Salva "do por la campana"... digo salado por la campana porque me está sonandoenlos oidos que yame tengo que dormir porque mañana trabajo y ya es muy noche... si... trabajo en domingo... y trabaje hoy... descanso hasta el sabado que entra... ajajaja y me dicen... "pero quería trabajar en cemex" jaaajaja

Andy

Dalia dijo...

Pues chico, no veo yo tanta polémica si en el fondo las cosas no cambian tanto. Yo tengo mi propia teoría: ¿Acaso cuando nace un niño no van 500 y la madre a hacer la visita de rigor a la criatura y los padres del interfecto? Los magos, astrólogos o lo que fueran podrían haber sido perfectamente familiares lejanos que con tal de no preguntar por dónde se iba a Judea (porque ya se sabe que hay algunos hombres que antes muertos que preguntar una dirección) se pasaron los dos años dando vueltas por la zona y eso que salió la estrella para guiarlos a modo de GPS que sino se hubieran pegado 40 años como los que estuvieron por el desierto por la testarudez de Moises. De hecho, que la tradición pintara a Baltasar negro quizás fuera alguna mala traducción y lo que ocurre es "que el hombre, tan largas jornadas de viaje venía negro" y ya, por último, una interpretación mía al porqué de la supuesta majestad de los magos sería que quizás uno de los pastores que por allí pastaba con sus ovejuelas viéndolos tan emperifollados dijo. -¡uy!¡Qué arreglados van!¡Ustedes por lo menos son reyes!- y ellos por vanidad se callaron porque la vanidad ya se sabe que es muy mala.
Un abrazo.

Zorro007 dijo...

Verdad o mentira, de todas formas es una tradición que mucha gente del mundo lleva acabo.

Lo importante es que los niños disfrutan de ellos.

Saludos

Mr. Leon dijo...

Que bien me la paso leyendote amigo Yayo... no poseo concimientos para discutirte al respecto pero es bueno aprender cosas nuevas a través de ti...

Un abrazo grande!

Aristóteles dijo...

Gracias por el texto y el villancico. Estupendos momentos para cerrar el ciclo navideño de este año.

Desde mis momentos de silencio y reorganización, mis respetos para ti y mis saludos fraternales.

Acá,... Desde Occidente.

Magda dijo...

Gracias por la ilustración querido Yayo. Siempre será interesante ir más allá de lo que nos han enseñado las tradiciones.

Por lo pronto, es hora que no puedo dejar de comer la rosca.

Vuelvo por acá y gracias por visitarme. Abrazos!

EL HIPPIE VIEJO dijo...

HOLA YAYO

¿ SE PUEDE ABRIR EL MAR ROJO CON UNA VARA , COMO HIZO MOISÉS ? ,
¿ SE PUEDE DETENER EL SOL PARA QUE NO LLEGUE LA NOCHE Y ASÍ EL PUEBLO ELEGIDO PUEDA GANAR UNA BATALLA ? , LOS CREYENTES CREEMOS QUE SI .

AMIGO
SE PUEDE ESTAR DE ACUERDO O NO CON TUS ESCRITOS , PERO DIGNO ES RECONOCER EL GRADO DE CONOCIMIENTO Y SABIDURÍA QUE TIENES .
LEERTE ES ABREVAR EN FUENTES NO TAN CONOCIDAS , AL MENOS PARA MI .-

TE DEJO UN GRAN ABRAZO Y
CON EL
DESEOS DE UNA BUENA SEMANA

ADAL

sabrozim.inc dijo...

Hola Salva!


EN Mexico le tenemso mucha fé a los Santos Reyes, mi familia organiza un novenario en su honor, es muy tradicional para nosotros, y en particular mi abuela les tiene mucha fe!

Montano dijo...

Hola yayo salva, soy Exmontanito, ahora soy simplemente montano, por que entro en una nueva etapa en mi vida, ya no soy un niño, Ahora por eso tambien cambie la dirccion de mi blog, y esta es onatnom.blogspot.com, espero actualices el link, gracias por todo bye

pedro finch_ dijo...

Interesante historia y, como te dije en la del nacimiento, muy bien contado.

¿Sabes lo que más me llama la anteción de todo el tema a mi?
Me habría encantado ver esa conjunción. Hace unos años, en el 99 conseguí ver una conjunción (no recuerdo si de 2 o de 3 planetas) y es algo que llama la atención. Bueno, llama la atención si te interesa el tema de la astronomía.
De pronto te encuentras en el cielo con algo que no te cuadra y no puedes dejar de mirarlo.
Desde luego entiendo a los reyes magos... cosas como esa se ven pocas :-)
Saludos

xavy.the.man dijo...

whow siempre es bueno por estas cosas de los blogs conocer gente de todos lados que sepa de lo que habla mis respetos de verdad saludos desde mexico. a mi los reyes me trajeron una chamarra y una bufanda y los quiero mucho asi que en un sentido viceral y materialista de las cosas que si exsistan siii

Zumo de Vidrio dijo...

Cada vez que entro y leo tú Blog,, me siento estudiante de nuevo,, pero de esas materias que siempre nos gustaron..!!

Te felicito hermano Yayo,, siempre tan interesánte tus textos,, ya me imagino hechar una conversación contigo, sería de amanezca para tratar de aprovechar tanta cultura..!!

Saludos desde el paraiso, Rep. Dom.

Te sigo,,
Z de V.

Medeo Mandarino dijo...

Espero con ansias tu próximo post... Un abrazo, querido Yayo.

eggy dijo...

Interesantísimo, Yayo.
Disfruto enormemente de estos textos, podrías escribir doscientas paginas que leería cada una con devoción.
Un abrazo grande!!

Yayo Salva dijo...

Mari: Gracias. Besos.

Andy: Sí, hay tradiciones que hablan de un cuarto Rey Mago. Descansa. Espero que la próxima vez estés más fresco. Trabajar sólo los fines de semana es un ganga. ¿Qué es CEMEX? Saludos.

Dalia: Tu sentido práctico de la vida y sus cosas es enviadiable. Un beso.

Zorro: lo que has dicho son grandes verdades. Yo también pienso así de muchas tradiciones que mos alegran la vida, aunque en el fondo no sean verdad.

Mr. León: Un abrazo grande. Nos alegra mucho tenerte por aquí.

Aristóteles: Que sigas aprovechando ese retiro reparador. Un abrazo, pater.

Magda: Gracias por tus palabras. A mí también me encanta el roscón de Reyes. Saludos.

Hippy: La fe mueve montañas. Son admirables y de respetar quienes tienen fe y son fieles a sus creencias. Un gran abrazo.

Sabrozim: Hola amigo. Es muy de agradecer vivir en el seno de una familia tradicional, aunque a veces te dé algún disgusto. Hay tradiciones que vale la pena seguir alimentando y la de los Reyes es una de ellas. Un abrazo.

Montano: Me alegra saber que los Magos te han traído el cambio de personalidad. Un saludo.

Pedro Finch: Un cielo estrellado me hechiza. Soy un modesto aficionado a la Astronomía y reconozco la mayoría de constelaciones del hemisferio norte y sus estrellas pricipales pero, cometas aparte y eclipses aireados por los medios, no he tenido oportunidad de observar ningún otro prodigio. Un saludo.

Xavy: Bienvenido. No te apene ser uno más del cortejo materialista de los Reyes: de algún lado tienen que salir los regalos. Una zamarra y una bufanda son muy propios de la estación en nuestras latitudes. Benditos sean, pues, estos Magos. Un saludo.

Zumo: Agradezco tus palabras. A mí me sucede algo parecido cuando leo tus historias vividas. Un saludo.

Medeo: Espero no defraudarte, pero si es así, discúlpame. Un fuerte abrazo.

Eggy: No merezco tanto reconocimiento pero es cierto que personas como tú son las que hacen que, en esto y en otras actividades de la vida, intente hacerlo lo mejor que sé. Un abrazo.