miércoles, 1 de noviembre de 2006

"Cum mortuis..."

Días de recuerdo a los muertos. Cuando se llega a cierta edad uno tiene más familiares directos muertos que entre los vivos. Es ley de vida. Por eso me parece tremendo que alguien necesite de un Día de Difuntos para recordarlos. Yo, al menos, no lo necesito. Quienes en vida fueron realmente importantes siguen ahí cada día como una presencia inefable que no precisa recordatorios.

El culto a los muertos es tan antiguo como la propia humanidad. Los vivos siempre hemos visto con estupor, miedo, esperanza y qué sé yo cuántas otras impresiones diversas ese tránsito a lo que de manera eufemística llamamos la otra vida. Y hemos imaginado de muchos modos distintos cómo debería ser esa otra vida. Y como los vivos sólo podemos pensar como tales, configuramos la otra vida con incontables rasgos antropomórficos: unos piensan que su cielo es un lugar donde discurren ríos de leche y las fuentes manan miel; otros piensan que en ese cielo disfrutarán de todo aquello que han carecido en vida; los de más allá esperan gozar de la presencia de la divinidad (¿qué significará "gozar" para un muerto o para un alma?); aquéllos esperan reencarnarse: al parecer piensan que no han tenido bastante con una vida.

Mientras tanto, en torno al Día de Difuntos se monta una gran parafernalia de feriantes y mercachifles que aprovechan de todos los modos posibles la sensiblería humana. Y lo digo desde el más profundo respeto a las creencias de cada cual. Pero al final todo se convierte en negocio. Si triste es la muerte, más triste aún es verla convertida en mercadería.

En la España profunda, la de mi niñez, el Día de Difuntos era jornada de recogimiento, de visitas necrolátricas, de lutos públicos, de flores. Hoy las cosas han cambiado mucho, sobre todo en la población joven. Pero he de confesar que una de las direcciones de ese cambio me resulta poco menos que hilarante: por si no fueran suficientes las viejas consejas de muertos aparecidos, tan del gusto mediterráneo (aunque no exclusivamente), ahora hemos importado junto a la Coca-Cola el Halloween norteamericano, en un curioso viaje de ida y vuelta pues, en sus orígenes, era una fiesta de los pueblos celtas del occidente europeo. Lo que originalmente fue un culto pagano, pero serio, para impedir la reencarnación, ahora es una fiesta en la que, en cierto modo, se hace burla de la muerte a través del manoseo de sus símbolos (calaveras, máscaras, huesos, etc.). Cuenta, además, con el cortejo de un sinfín de películas "de terror" en las que muertos y reencarnados (siempre malos malísimos) ponen en jaque y hacen mil perrerías sanguinolentas a los pobres mortales.

Hubo un tiempo en que era costumbre por estas fechas representar en los teatros el Don Juan Tenorio de Zorrilla. La moraleja de ese drama apasionado, romanticón hasta la médula, era la redención (cristiana) por el amor, de toda una vida crapulosa, la de Don Juan, ahíto de desflorar doncellas, asesinar contrincantes y otras tropelías. Los muertos vivientes (Doña Inés, El Comendador) parecen al espectador algo natural, imprescindible para reconducir la voluntad del malvado. El ser humano es por naturaleza incrédulo de lo preternatural, necesita del milagro para convencerse. Ese es el papel de los muertos en el Tenorio, muy distinto del de los del Halloween a la americana.

La liturgia de los muertos en el catolicismo es de una grandiosidad sobrecogedora. Los textos latinos que forman el Requiem son, a mi modo de ver, de una inspiración sublime. No extraña, pues, que casi todos los grandes músicos hayan encontrado en esas letras tan dramáticas la motivación para componer misas de una fuerza y musicalidad increíbles. De entre todos ellos escojo hoy a W.A. Mozart para amenizar esta entrada: el primer canto de la Sequentia, el Dies irae de su Requiem, K. 626.


36 comentarios:

eggy dijo...

Yayo, qué tema ha tocado, y para mi gusto, cuántos puntos en común con mi pensamiento. Por acá nunca se le dio mayor importancia a esa fecha, siempre ha pasado bastante desapercibida. Sin embargo de un tiempo a esta parte ha pasado a ser el "bendito" Halloween, con toda la cuota de ignorancia que implica, por un lado exportar una ¿fiesta? que no nos pertenece y, por el otro, tapar el aún más el original motivo de esa fecha, el cual al igual que usted considero bastante absurdo (día de los muertos, un despropósito).
En fin, toda moneda tiene dos caras, y el final a todo Mozart que nos ha regalado es una prueba exquisita de ello.
Saludos!!

Bitchie4ever dijo...

Jelou!!

que rollo, Yayo :P, un acierto tus comentarios acerca del día de muertos y el Halloween, si más ni más puedo decirte que estoy deacuerdo contigo, que si bien es cierto defender nuestra costumbre, lo nuestro es mejor, pero simpre se ve invadida por la cultura de el disfraz haciendo alución al halloween con las brujas y hombres lobo etc.
Me da gusto saber que todavía hay personas que creen en esto como tú. te dejo un saludo y abrazos :D
cuídate :D.

á bientôt !

Mario dijo...

Lo que fascinaba a un filósofo tan agnóstico y nostálgico de Dios como Wittgenstein era la idea de que no hay sociedad tan primitiva que no sepulte a sus muertos y señale el lugar en donde lo ha hecho para rendirle tributo cada cierto tiempo... No sé si sea cierto, a fin de cuentas Wittgenstein era filósofo del lenguaje y no antropólogo, y esta afirmación tenga sustento empírico... Lo que es fascinante es la forma en que cubrimos a la muerte, al no-lugar, al no-espacio, de los atributos que deseamos para los lugares y espacios que efectivamente habitamos... Zorrilla lo tuvo muy claro: morir de amor no es tan sencillo como suena, hay que tener un cierto gusto por la necrofilia para enamorarse de otra persona tan falible como uno mismo...

LuisCreek dijo...

ami me encantan estos dias

cxyboi dijo...

vivimos para morir y comemos para ... DISFRUTAR JAJAJAJA

Zumo de Vidrio dijo...

Día de los muertos = Día de vivo negocio,,!! Aquí, allá,, es lo mismo en todos lados,, será naturaleza humana ser tan consumista y aprovechar toda ocasión para ser de esta comercio..??

Me quedo con lo tradicional (luto, misas, etc),,, será que me estoy poniéndo viejo..??

Te sigo,,
Z de V.

hiskka dijo...

Siento que ultimamnete todo se ha convertido en negocio, la vida , la muertes , los cumples, la mamá el papá, etc etc.
lo mejor es conmemorar o celebrar a la manera de cada uno, sin perder al esencia de todo.
besos

Virgen dijo...

Más que el hecho de morir, importa más lo que sigue al morir?

Ese otro mundo sobre el que hacemos representaciones, costumbres y tradiciones que se convierten en culturas, todas de igual importancia, pues ante el camino desconocido que la muerte nos señala, sólo es posible imaginarla con símbolos...

Un beso Frio.

Eulalia dijo...

¿Cuántos Tenorios habré visto en mi vida?
En cambio, no recuerdo visitas a los cementerios por estas fechas.
Bien elegida la música, Yayo, aunque a mí todo el Requiem de Mozart me resulta extrañamente vitalista, ya ves.
Un beso.

Eulalia dijo...

¿Cuántos Tenorios habré visto en mi vida?
En cambio, no recuerdo visitas a los cementerios por estas fechas.
Bien elegida la música, Yayo, aunque a mí todo el Requiem de Mozart me resulta extrañamente vitalista, ya ves.
Un beso.

Horus dijo...

El punto es que somos tan pequeños y tan efímeros que no toleramos (hablando cómo especie, conste) la idea de pasar sin dejar huella y por eso se le da tanta importancia al "más allá" y sus retribuciones...

Aunque Yo no dejo de identificarme con aquella cita de Woody Allen: "no es que le tenga miedo a la muerte... solo espero no estar presente cuando llegue por mi".

Marga F. Rosende dijo...

Yo también estoy espeluznada viendo a nuestros niños jugando a ser americanos. Me sorprendí a mi misma iracunda.En otro orden de cosas más sereno ¿Conoces el Requiem de Faure?.

La dulce luna dijo...

Por casualidades de la vida,...he leído tu post (creo que se dice así, perdona mi ignorancia, pero soy nueva en estas "lides"). Como tú, soy profesora que voy para vieja y....¡bueno!..., según mi experiencia, para demostrar el amor a las personas que ya no están con nosotros, no hace falta tanta parafernalia; si no, simplemente, tener un pensamiento diario para ellos.
Seguiré leyendo tus letras...que tu paseo por el mundo, hoy, sea genial

Anónimo dijo...

¿qué no se inventa en torno a lo que acerca al hombre a la Naturaleza? a mi me apasiona, lo reconozco, todo lo que el ser humano hace para transformar la Naturaleza en Cultura... incluido el Marketing!
Y es que el Marketing y el mercadeo es tan propio de nuestra Cultura (nos guste o no) como lo fue para mis abuelas cumplir religiosamente con todos los quehaceres que conllevaba el dia de Todos los Santos.
Un placer leerte
Saludos.

Eduardo dijo...

Yayo en desacuerdo y de acuerdo contigo.

Justamente ayer le comentaba que me parecía rídiculo que las personas, recordaran a los difuntos, y le llevaran flores al cementario, y los lloraban justamente "El Día de los Muertos", cosa que me parece completamente tonta, pues eso debe ser cualqueir día del año ¿No?, algo así como el Día de la Madre por compararlo.

Claro, la Comercialización de la Fecha, en eso, en eso difiero. Eso de exportar fiestas y tradiciones, realmente no me parece una gran agresión hacia la cultura. Podría afectarla pero ya esto se deberia a lo fragil que el folklore de la zona se encuentra. Es cuestión de mantener las tradiciones propias y evitar que se vean afectadas por otras, que inminentemente siempre vendrán.

Además, de que me encanta todo esto de disfrazarse, jugar con iconos del terror y porque no, disfrutar un poco de algo que no es tan divertido como la muerte.

Es cuestión de puntos de vista Yayo.

Saludos y SUERTE!

Persio dijo...

gracias por Mozart, y la verdad que respeto a todos los que ya no estan pero estas tradicones a mi me resultan tan arcaicas...
pero bueno cada uno con sus ombrero sin pisotear al de al lado no?
abrazos yayo!!!

Ignacio Castro dijo...

para mi es complicado soy chileno, vivo al sur del mundo (al sur de usa :P) y naci con PerroSHIT (pinochet en el gobierno), y creci en democracia y tuve que señirme a las reglas preestablecidas "recuperar el tiempo perdido" llegaron tan rapido las multinacionales como la adopcion de tradiciones foranias como el HALLOWEEn, pero hoy 2006 puedo decir qu eesta pasando tan rapido que ete año casi no vi gente recolectando dulces

BUSQUEMOS NUESTRA IDENTIDAD

Yayo Salva dijo...

Hola Eggy: En el fondo lo que subyace son las propias contradicciones del ser humano, aprovechadas por los grandes almacenes una vez más. Un abrazo.

Hola Bitchie: Gracias por tu comentario. Celebremos la vida cada día. Un abrazo.

Hola Mario: La mente humana, por muy capaz que sea para conceptualizar lo abstracto, no puede sustraerse al hecho de pertenecer al mundo de la experiencia, de los vivos. La muerte siempre será (pienso) un gran misterio, una limitación del hombre y para el hombre, una frontera hacia ninguna parte. Pero no es fácil aceptarlo sin más y se hacen necesarias las fábulas hasta cierto punto tranquilizadoras. Para mí la muerte del ser querido siempre será un luto desgarrador, desesperanzado. No creo en ningún consuelo para ello. Un saludo.

Hola Luiscreek: Como no creo que seas necrófilo, entiendo que lo que a ti te gusta es la fiesta, sin importar el tema. Un saludo.

cxyboy: no estoy de acuerdo en parte. Vivimos para vivir. Morirse es un puro accidente. Pero estoy de acuerdo en que a veces comemos para disfrutar. Lo ideal sería disfrutar mucho.

Hola Zumo: Veo que tenemos muchos puntos de vista concordantes. Un saludo, "viejo".

Hiskka: Así debería ser. Celebrar cada cual a su manera, según su personalidad y sus creencias. No bajo los dictados del "merchandising". Un beso.

Virgen: He sentido tu beso frío, preocupado, sobre mi piel más sensible. Entiendo tus preocupaciones. Fueron también las mías durante muchos años. Pero ahora creo que la muerte no abre ninguna puerta: las cierra todas. Un beso cálido, quizás algo mórbido.

Querida Eulalia: Incontables Tenorios, sin duda, tantos como los míos. "Cuán gritan esos malditos...", ¿recuerdas?. Una vez hice de Luis Mejías con un grupo de aficionados, años ha. De acuerdo en lo de Mozart. Un beso.

Horus: Muy apropiada la cita de Woody. El imperativo sentimiento de proyección y de eternidad representan la (inútil) rebeldía del ser humano ante la levedad del ser. Un abrazo.

Querida Marga: Entiendo perfectamente que se te caigan los rulos ante tamaño espectáculo. A mí también me ponen los pelos de punta.

El "Requiem" de Fauré. Lo disfruto. Es de un misticismo mesurado, intimista, alejado del efectismo de su contemporáneo Verdi (por poner un ejemplo comparativo de grandilocuencia).
Un beso.

La Dulce Luna: Hola colega. Bienvenida a esta tu casa. Gracias por detenerte y comentar. Estamos de acuerdo. Los seres queridos, al menos para mí, siempre estarán conmigo en algo más que el recuerdo. El tramo de historia común ha dejado marcas que siguen operando. Un cordial saludo.

*v*: Cierto. Tienes toda la razón. No podemos sustraernos al signo de los tiempos. Lo cual no significa que tenga que aceptarlo sin rechistar. Un saludo.


Querido Eduardo: No serías de tu generación si no palpitaras y gozaras del mundo que te rodea. La cultura no es algo estático sino que se mueve y evoluciona con los seres vivos. Decía un vanguardista francés de principios del siglo XX (no recuerdo su nombre) que "hay que ser muy moderno". El paso del tiempo ya se encargará de eliminar la paja de la modernidad y dejar la sustancia. Un abrazo.

Querido Persio: Tu sentido de la ecuanimidad y la tolerancia son envidiables. Así debíamos ser todos. Un abrazo.

Hola Ignacio: Veo que eres muy consciente de tu propia historia y eso es muy importante. La autocrítica es una herramienta creativa cuando se la maneja bien. Defiende y conserva tus tradiciones sin dejar de ser un joven moderno, si me aceptas el consejo. Un cordial saludo.

Marcos dijo...

Halloween es lo que está de moda por acá. El día de los muertos tenía mas importancia antes, pero en la medida que la religión se aleja de lo cotidiano, esos días van perdiendo importancia.

La muerte pienso que es temida porque no es posible anticiparse a ella, ni mucho menos pensarla. Uno se puede formar ideas, como "el cielo" y esas cosas, pero nada puede hacerse para demostrar que al menos se acercan esas ideas a algo acertado.

Muy interesante y entretenido el relato. Tienes una cualidad que hace que sea muy grato leer las cosas que escribes en tu blog, independiente de cual sea el tema.

Saludos, que estés muy bien

RBD dijo...

Yayo,

Gracias por regalarnos, además de tus agradables relatos, piezas de música y de fotografía que alegran el alma. Con el Réquiem de Mozart recuerdo mucho al Commendatore, para cuyo funeral fue compuesto, sin que el músico conociera su cara, al menos según el filme Amadeus. Cuando estuve en Praga gocé al contemplar una estatua del dicho Commendatore que está afuera del mismo teatro en donde Mozart interpretó algunas de sus obras en esa ciudad. La estatua es genial por misteriosa y porque tampoco tiene cara y combina dramáticamente con la monumental música del Réquiem de Mozart. Un abrazo,

Rafael Barceló Durazo

Patricia 333 dijo...

Quienes en vida fueron realmente importantes siguen ahí cada día como una presencia inefable que no precisa recordatorios.


Asi es mi querido Yayo ... Lindo Post

Un beso

Gabrielus dijo...

Yo no entiendo para qué un día de los muertos, además de las fechas de aniversarios.
Pero hay tantas cosas que no entiendo que no tengo por qué preocuparme por una más.
Seguramente ese día forma parte de una costumbre por demás antigua, tal como lo cuentas Yayo.
Cada unos con sus creencias y costumbres. Somos libres.
Saludos!

EL HIPPIE VIEJO dijo...

HOLA YAYO
COINCIDO EN MUCHOS PUNTOS DE TU ESCRITO .
NO ENTRO EN EL NEGOCIO DE LOS MUERTOS , LOS TENGO EN MI CORAZÓN , CON ESO ME ALCANZA .
LO DE HALLOWEEN , O COMO SE ESCRIBA , ME PARECE DE TERROR .
AQUÍ LO IMPORTARON , EN CUALQUIER MOMENTO NOS TAPARÁ EL AGUA .

UN ABRAZO AMIGO

ADAL

Molinera dijo...

Precisamente acabo de hablar del tema en mi blog en catalán (http://blocat.com/576). La escuela ha frivolizado la fiesta, el Halloween nos coloniza, y los difuntos incinerados provocan quejas de los vendedores de flores, porque parece que en ese día hacían 'el agosto'. Sin embargo, el dramatismo y, al mismo tiempo, la tragicomedia de la muerte, siguen, con menos transcendencia, quizá. Ay, el Tenorio. La primera televisión recogía el reto, era un clásico, incluso con sus parodias e imitaciones, todo el mundo se sabía fragmentos de la historia, delirante, eso sí, y que ha marcado al pobre Zorrilla para siempre.

D dijo...

Mi abuela me encargó que cuando ella muera yo dé sus cenizas al mar de Veracruz. Le dije que no había problema.
Al día siguiente llegué preocupador con ella. ¿Y si yo moría antes?

Anónimo dijo...

Triste no es la muerte, tristes los marchantes que, aunque mil vueltas demos, hacia ella vamos...

Hermosa música...

Un abrazo muy grande

Iván dijo...

ya regresé mi buen YAYO... Ya postie.

Te dejo un abrazo amigo.

Ya me daré el tiempo suficiente para leer bien tu post. Paso de rápido.

Own a Life dijo...

Que onda Mr. Yayo! pues siempre un placer leerte... se culturiza uno un poco.. digo un poco porque a veces uno es unverdadero cabeza dura jejejeje... y pues a mi me gusta el pan de muertos... siempre me encanto desde niño... solo que pues ahora compro uno y se echa perder porque yo solo no me lo acabo...

Pues el dia de los santos difuntos es un dia supongo para reflexionar y recordar a nuestros sers queridos, aun y cuando siempre los recordemos, pues ese dia en especial pues como que uno se obliga a hacerlo... y aunque no soy deboto de eso de los altares... mi religion no me lo permite (soy catolico)... pues es divertido y pues las calaveritas de azucar le sacan muchas cariesa los niños... pero bien que las disfrutan... una tradicion que me llama la atencion es el de escribir calaveras jejeeje pues es una forma de burlarse de lo inevitable, osa la muerte... supongo que en España tambien se acostumbran...

Atte: Andy

Memo dijo...

Difiero en varias cosas contigo.

En mi caso nunca he necesitado de un día para "recordar" a los muertos, eso es todos los días cuando te sientes pequeño o extrañas a alguien que ya se te ha adelantado. Sin embargo, creo que el Día de Muertos no es un "pretexto" para regalar (como todos los "días de..." o festividades) o para que sacar un provecho económico, sino que simplemente es una invitavión masiva a que juntos recordemos a nuestros muertos y los celebremos pero todos como sociedad o cultura, y no unicamente lo hagamos como individuos o familia.

Por otro lado, el Halloween tampoco me parece malo, y menos importarlo. Creo que bien podría ser parte de una "transculurización" (entre comillas). Claro, lo malo es que por causa de eso luego olvidemos nuestras propias tradiciones y le demos más importancia a otras... o peor aún: tomemos en serio una fiesta mercantilista como el Halloween, que si bien en un principio tiene un trasfondo cultural, hoy no es más que el residuo de dicha "tradición" y se limita a ser una fiesta frívola y sin sentido, pero muy divertida eso sí.

Saludos, mi buen Yayo.

florecilla de alcanfor dijo...

Otro motivo más para espeluznar con Halloween: fomenta el chantaje de los enanos a los mayores, con eso de que si no me das lo que te pido te tiro un huevo.

Y sobre tu instructivo post de Lisboa, no conozco Portugal (ya... no tiene disculpa).

Un beso, Profesor.

Virgen dijo...

... Por que el -castigo- de tu ausencia?

Ximena dijo...

..+..If you told me to cry for you I could ..+..
..+..If you told me to die for you I would ..+..
..+..Take a look at my face ..+..
..+..There's no price I won't pay..+..
..+..To say these words to you ..+..

Aristóteles dijo...

Yayo:

Siempre tan... Elocuente, tan exacto para escribir y, sobre todo, con una gran sabiduría. Muchas gracias.

Yo no ando muerto, ando de parranda,... De veras que tengo que responder a los comentarios de mi último post pero, he tenido mucho trabajo. Espero pronto estar de regreso. Por lo pronto, aquí estoy contigo.

Un abrazo.

foton dijo...

Yo siempre he creido que mientras mas recuerdes a tus muertos, peor sera para ellos. Porque no lograran obtener la tranquilidad en el mas alla.

A los muertos hay que recordarlos con felicidad de que han abandonado un mundo tan contradictorio y cruel como el nuestro. Y se encuentran en un mundo desconocidisimo para cada uno de nosotros.....los vivos.

Un abrazo.

t®ako dijo...

en la escuela haciamos altares, era padre... pero pues ya solo comemos pib (una comida especial de dia de muertos aqui) y nos reunimos en mi casa, pero la reunion es acerca de todo menos los muertos jeje... saludos :)

Yayo Salva dijo...

Marcos: Las modas son las modas. Y de lo bueno hay que aprovecharse. Un saludo.

Hola Rafa: viajero. Nunca estuve en Praga. Dicen que el río le da un aspecto hermosísimo a la ciudad. En el gusto por Mozart coincidimos. Un abrazo.

Querida Patricia: así es, los llevamos dentro de nosotros. Por cierto, últimamente, cuando entro en tu blog me saltan todas las alarmas del antivirus y se me cuelga el explorer. Pero aun así lo seguiré intentando. Un beso.

Hola Gabrielus: El culto a los muertos es un rasgo de humanidad. Su significado ya depende de cada cual. Para mí tampoco tiene demasiado significado. Un saludo.

Hola Adal: en este, como en otros asuntos seguimos coincidiendo. Un abrazo, amigo.

Hola Molinera: ya leí tu blog. Te felicito por su contenido. Lo de los efectos de la incineración me ha parecido muy ilustrativo de la comercialización del rito. Un cordial saludo.

Hola Derber: Tienes una abuela con una mente lógica. Lo tuyo va para largo. Lo suyo (como lo mío) tiene una fecha de caducidad más corta, en condiciones normales. Un saludo.

Hola Mr León: Sí, hacia la muerte vamos. Espero que serenamente. Un abrazo.

Hola Iván: ya percibí tu regreso. Enhorabuena. Un abrazo.

Andy: Con tu sensibilidad y creencias creo que sacas todo lo bueno a la fecha. Un saludo.

Hola Memo: En el fondo no diferimos demasiado en nuestros planteamientos. Yo no me rebelo contra la adopción de nuevas tradiciones (aunque no me gusten). Es el signo de los tiempos. En cualquier caso, es saludable disentir. Un cordial saludo.

Querida Florecilla: Dime de alguien capaz de esuciar tu coche con un huevo que le daré un escarmiento. ¡Y visita Lisboa...! Un beso.

Virgen: Lamento las demoras. A veces el trabajo me tiene separado de vosotros. Procuraré no defraudarte. Un beso.

Hola Ximena: ¡Admirado me tienes! Que esa buena predisposición no te abandone. Gracias por la visita.

Hola Hugo: Me sorprende tu vitalidad y cómo puedes con todo lo que llevas adelante. Que no te abandone nunca esa fuerza interior que te impele. Un abrazo fraternal.

Hola Fotón: Siempre he admirado a las personas que, como tú, creen en otras dimensiones del existir. Un abrazo.

Hola Trako: Me tienes que explicar en qué consiste ese manjar típico que llamáis pib. Saludos.