domingo, 22 de febrero de 2009

Desierto

He estado unas semanas en Oranjemund (Namibia), una mota verde en medio del inmenso desierto namibiense. Por las tardes, cuando comenzaba a caer el sol, me gustaba dar un paseo por entre las desoladas dunas cuando la luz tiñe el paisaje de colores tornasolados y las nubes primero azulean para luego volverse rosáceas, mientras en el horizonte quedaba apenas una fina línea anaranjada. La noche cae de pronto en el desierto como una cortina de cretona negra.

Es el momento de la reflexión… En un día suceden infinidad de cosas y situaciones que apenas percibimos porque las estamos viviendo en ese momento. Luego, revivir aquel detalle, aquel gesto amable o aquella expresión crispada es como extraer la esencia a la jornada para saborearla con deleite (aunque algún trago amarguee) y alimentar la jornada aún por venir. Hacer planes para mañana en un entorno en el que las formas se difuminan lentamente y pierden sus límites reconocibles se asemeja un poco a crear desde la oscuridad de la nada, a sabiendas de que al cabo de unas horas todo podrá ser percibido.

10 comentarios:

Cuquita, la Pistolera dijo...

Te leí y me entraron unas enormes ganas de trasladarme a ese lugar ¿esta vez habrá más fotos? Me encantaría conocer tu mirada de tierras, para mi, tan lejanas.
Saludos desde México.

Oso dijo...

Se agradecen tus palabras aunque sean de cuando en cuando. Quién pudiera caminar por las dunas y dejar que las musas invadan la imaginación y moldear gente, escenarios, historias, aventuras...

Un abrazo.

pk dijo...

qué bien se ve todo.
buen texto.
saludos.

Atus dijo...

Cada vez que trato de ver al desierto en su símbolo recuerdo a Borges y sus dos laberintos.

Aristóteles dijo...

Yayo Salva: De un desierto a otro, de un color a otro,... Que el trago amargo es pa equilibrar el endulzao.

He vuelto a las andadas.

¡Amigo mío!

Un abrazo.

Zorro dijo...

Hay que vivir día a día, disfrutando cada uno de ellos como si fuera el último.

Saludos Yayo !

rAnita nOe dijo...

quién pudiera viajar tanto cómo tú...
algún día :)

besos

Anónimo dijo...

Hola Míster.
Com et va la vida iaio? Se m'ha acudit teclejar el teu nom al Google i mira tu per on m'he trobat amb tot un univers dedicat -o més aviat creat- al/pel Rovira.
Ja, ja sé que vius a Madrid, però també sé que eres de Beniopa i que procedint de la vora del barranc, encara que no sàpies escriure en la llengua del teu poble (i ves tu a saber, que el meu amic és tan proteic que fins i tot pot donar-me la sorpresa) si més no de segur que l'entens. A que sí xaval! De segur que ara el Sr. Climent faria poesia en la llengua que va mamar i no en eixe castella de cartró pedra que la majoria de nosaltres rossegava. Aleshores estava mal vist com be sabràs.
El problema de la nostalgia és que tendeix a obviar allò que no pertany a un passat compartit i per tant tendeix a reduir-nos només als esquemes estrictes d'una memoria fragmentaria i deficientment compartida. Hi ha una novela del Kundera, "La ignorància" crec recordar que era el seu títol que parla d'açò.
Aquest estiu me'n vaig en-recordar de tu perquè vam fer un dinar d'antics alumnes de l'ILAM i la teua absència planava sense nom.
Quoranta dos anys són molts anys...
Ens separarem quan començaven a enlairar-nos i es vam retrobar quan el llibre de la vida -queda un poc cursi però és així- entra ja en els capítols i epílegs finals.
Au xicon. Una abraçada

PS. Jo no conec eixe desert, però m'he trepijat els de la terra dels púnics i el del Marroc. Bé que m'agradaria, dit en altres paraules em fa envetja. El pròxim a visitar serà el del Neguev.

Yayo Salva dijo...

Anònim: m'has de donar algun contacte per tal de recuperar temps passat. D'un modo especial per poder acudir a eixes reunions d'antics alumnes de l'ILAM. En uns pocs mesos em jubilaré i tornaré a casa.
Una abraçada.

altea3 dijo...

jo vull anar!!! quina meravella (sóc Menxu)